¿Conoces la fórmula danesa de la felicidad?

El director del Instituto de Investigación sobre la Felicidad de Copenhague nos revela los secretos de la buena vida en su libro Lykke 

Lykke es una palabra danesa que significa “felicidad”, y nadie sabe más acerca de ella que Meik Wiking. Él cree que, aunque podemos aprender mucho de los daneses, las claves de la felicidad están en muchos otros rincones del mundo.

En 2017 Wiking se esforzó en explicar al mundo el significado del «Hygge», la filosofía que encuentra la felicidad en las pequeñas cosas. En su nuevo libro «Lykke, en busca de la gente más feliz del mundo», el autor va más allá e investiga la fórmula de felicidad en las diferentes culturas con el fin de alcanzar un concepto universal.

¿Cómo se puede medir la felicidad?¿Qué tienen en común las personas más felices del mundo? Los ingresos se han utilizado durante décadas como indicador de felicidad, bienestar y calidad de vida, y el PIB per cápita como medidor del progreso de las naciones, sin embargo este indicador no es absoluto ya que la felicidad puede significar cosas diferentes para personas diferentes.

El Informe Mundial sobre la Felicidad indica que hay una brecha de cuatro puntos entre el país más feliz y el más infeliz

Esa grieta se explica en seis factores: unión o sentido de comunidad, dinero, salud, libertad, confianza y amabilidad. Propone recorrer los caminos que se toman para llegar a la felicidad en diferentes regiones del mundo, aplicarlos a nuestra vida cotidiana y, de esta manera, conseguir la plenitud.

La felicidad de las pequeñas cosas: Una buena lectura acompañado/a de un té caliente y tu mascota a los pies

 

Tal y como nos cuenta Meik Wiking hay seis factores determinantes para la felicidad: 1) disfrutar del sentido de comunidad, 2) no obsesionarse con el dinero pero vivir experiencias con él, 3) invertir en nuestra salud, 4) gozar de nuestra libertad, 5) tener confianza y 6) ser más amables con el mundo que nos rodea.

Consejos como practicar rituales de comidas y velas para fomentar la unión con tu familia y tus amigos, montar más en bici o ir caminando a los sitios para mejorar nuestra salud, comprar experiencias en vez de objetos materiales, practicar más la empatía o ser más como Amélie y hacer cosas por la gente que nos rodea.

El concepto de la felicidad escandinava tiene mucho que ver con Nordikas. Nos define y nos inspira. Por ello reivindicamos el Lykke, el Hygge, y todos estos conceptos que tienen que ver con las cosas sencillas de la vida.

Si quieres conocer más sobre la sabiduría danesa para ser feliz y redescubrir el gusto por la vida, te recomendamos una taza de té caliente, unas Nordikas en tus pies y una buena lectura, como «Lykke, en busca de la gente más feliz del mundo» de Meik Wiking.

La felicidad de las pequeñas cosas: Compartir una comida o cena con amigos